"La sostenibilidad no es una moda, quizás sea la única manera de revertir la situación medioambiental que vivimos en la actualidad. Por eso, en Sollo solo trabajamos con productos 100% orgánicos y con alto nivel nutricional. Ofrecemos un menú sano y equilibrado, para probar que la "alta gastronomía" no está reñida con ser saludable, sostenible y ecológica."

Diego Gallegos

 

Diego Gallegos

Chef Sollo Restaurante

 

 

¿A quién le debe su afición por la cocina?

Mi afición viene de ver a mi abuela cocinar cuando yo era pequeño e iba de vacaciones a Perú para visitarla.

¿El cocinero nace o se hace?

Por supuesto se hace, yo soy el ejemplo vivo, antes de pasar por la escuela, yo no sabía ni freír un huevo.

¿Qué ha comido últimamente que le ha sorprendido?

El menú de mi amigo Rodrigo de la Calle, para mí uno de los más innovadores que hay en el mundo de la gastronomía.

Un ingrediente indispensable en su cocina

El caviar. 

¿Cambiarán las preferencias de los comensales en los próximos años?

El comensal cada vez es más exigente, nosotros, los restauradores tenemos que estar preparados para adaptarnos a la demanda que es cambiante continuamente.

¿Qué opinión tiene sobre los alimentos ecológicos?

Hoy en día, los alimentos ecológicos son muy importantes, y más que ecológicos, es que sean sostenibles, para que en un futuro todos podamos disfrutar de lo que tenemos ahora.

¿Está suficientemente reconocida la cocina saludable y ecológica?

Cada vez somos más restauradores que reivindicamos este tipo de alimentación. Todo llegará a su tiempo, si todos ponemos de nuestra parte.

¿Cómo define la cocina ecológica?

Debe ser respetuosa con el medioambiente, cambiar el concepto de gastronomía lineal a circular, aprovechando todos los pasos de la cadena de consumo de un producto.

¿Hacia dónde va la cocina con productos de proximidad y ecológica en España?

Tiene un futuro muy prometedor. Todos tenemos que ponernos las pilas porque no hay vuelta atrás con respecto al medioambiente. Considero que solo nos preocuparnos por algo cuando tenemos el agua al cuello y ahora es el momento de actuar.

¿Qué le aconsejas a los jóvenes que ven el oficio de chef como un proyecto de vida?

Que es la profesión más dura que hay. Es muy gratificante, pero también muy esclava. En la cocina ya no vale todo y es una profesión en la que, si quieres crecer, tienes que estudiar, formarte y estar en continuo aprendizaje.

¿Qué consejos le darías a quienes quieren aprender a cocinar?

Que si lo tienen claro, que estudien y no pierdan el tiempo. Que aprovechen las oportunidades que ofrecen todos los sitios en los que pueden trabajar, desde un asador de pollos, hasta el mejor 3 Estrellas que exista, ya que la cocina no tiene galones. Solo es buena o mala, y uno decide qué lado quiere tomar.